Como fotógrafa de bodas considero que la naturalidad es una parte imprescindible en cada momento. Paso mucho tiempo con distintas parejas, con novias nerviosas y a la vez emocionadas; con novios conmovidos hasta las lágrimas y con padres y abuelos que viven un sueño en familia. Son historias que también me han enriquecido personalmente.

Por eso, creo que es importante que conozcáis personalmente a quién os va a acompañar en un día tan especial, porque eso hará que el día fluya de manera más natural y sencilla. Os invito a entrar en mi página web. No corráis, mirad mis trabajos, tomaos vuestro tiempo… estaré encantada de acompañaros.